Las clases de pilates en Burgos se caracterizan por tener una gran variedad. De hecho, la riqueza de esta disciplina milenaria radica en esta variedad y la misma se puede disfrutar en los distintos espacios de pilates.

De esta manera, en este post hablaremos de las clases de pilates en Burgos y de las diferentes modalidades que existen. Comenzamos con la pelota, que consiste en un ejercicio de suelo en el que se usa una pelota de gran tamaño con la que se trata de mejorar la coordinación con unos ejercicios de equilibrio.

Otra modalidad es el pilates con una banda elástica, que consiste en usar una banda de este estilo para ayudar a que el cuerpo mantenga una tensión muscular constante y regulada por el usuario. De este modo, sirve para el trabajo y el fortalecimiento de los músculos de las extremidades superiores y deriva también en una mejora de la región pectoral.

También existe la posibilidad de hacer pilates con aros, siendo un ejercicio que sirve para tonificar ciertas partes del cuerpo y así obtener un mayor control y coordinación de las partes. Además, suele tener abrazaderas de goma con aleaciones de fibra de vidrio para que el agarre sea mejor y así favorecer las rutinas de trabajo.

Igualmente, también destacamos la modalidad de pilates con maquinaria, para lo cual es necesario contar con aparatos específicas para mejor la fuerza, la flexibilidad y la tensión. De este modo, para realizar estos ejercicios es necesario contar con asesoramiento en los primeros días y así evitar lesiones graves. De esta manera, las máquinas con las que podemos hacer pilates son la reformer, la Cadillac, la silla y los barriles para pilates.

En definitiva, como hemos visto desde Korpe Escuela de Salud Corporal hay varias modalidades para hacer pilates, con y sin máquinas.