Cuando nos apuntamos a pilates aéreo en Burgos, trabajamos muchas partes del cuerpo, sobre todo la zona abdominal y lumbar, además de los músculos que rodean la columna vertebral. Este entrenamiento va a provocar que fortalezcamos el cuerpo a medio y largo plazo a base de combinar posturas y fuerza. La flexibilidad es el tercer elemento en juego en el pilates, por lo que debemos trabajarla en los ejercicios y en la vida diaria para mejorarla.

La flexibilidad es muy importante para que realices de manera correcta tus ejercicios, pero esta no se mejora solo con las clases de pilates aéreo en Burgos, sino que debes mejorarla diariamente todo lo que puedas, ya que se va perdiendo con los años y con la vida sedentaria, lo que perjudica el que puedas llevar una vida normal. Tareas como atarte los zapatos o agacharte a recoger algo se pueden volver en molestas con el paso de la edad si no te preocupas por mantener la flexibilidad de tu cuerpo.

La recomendación es que trabajes la flexibilidad de dos maneras, la primera es en las clases de pilates, mediante una adaptación de los ejercicios a la flexibilidad que tu cuerpo es capaz de aguantar. Los ejercicios donde tienes que doblar tu cuerpo permiten hacerlos con un ángulo más cerrado para la gente muy flexible y con un ángulo más abierto para los menos iniciados. En tu actividad diaria puedes incorporar rutinas para trabajar la flexibilidad como usar un cinturón para fortalecer las piernas cuando las extiendes o sentarte en la posición de yoga con la espalda recta con las piernas estiradas.

En Korpe Escuela de Salud Corporal disponemos de los mejores monitores para ayudarte a trabajar tu cuerpo. Te enseñaremos todo tipo de técnicas para enseñar a tu cuerpo a desenvolverse en las tareas cotidianas y que te encuentres en plenitud física todo el día.