Cada vez hay más gente que busca un curso de pilates en Burgos, siendo un ejercicio muy beneficioso para el cuerpo y sobre todo para la mente, trabajando de esta forma los músculos menos tonificados junto con la ayuda de la respiración.

Mediante la realización de pilates se consigue activar el core, es decir, el centro de gravedad del cuerpo, logrando un buen equilibrio corporal. La musculatura que no se encuentra tan activa de forma natural son los multífidos (espalda), el transverso (abdomen) y el suelo pélvico. Esta última zona es muy importante trabajarla, sobre todo en el sexo femenino.

¿Por qué trabajar precisamente el core? Pues bien, esta musculatura es la que conforma el centro de fuerza, constituyendo uno de los principios esenciales del curso de pilates en Burgos.

Además de producir un efecto de relajación y bienestar con uno mismo, el pilates tiene otros efectos, como el de tonificar tu cuerpo, sintiéndote bien tanto físico como mentalmente. Esto se consigue porque se busca tonificar los músculos más profundos, que apenas tienen movilización y flexibilidad, al igual que los más superficiales, logrando un fortalecimiento global.

Los ejercicios realizados se basan esencialmente en movimientos lentos y suaves, con o sin ayuda de aparatos diseñados para tal fin, con el control de la respiración, la correcta alineación del cuerpo y la concentración.

Por tanto, la mayoría de los ejercicios instruidos en Korpe Escuela de Salud Corporal se realizan mediante una serie de movimientos delicados y lentos. Además, estos pueden ser combinados con la ayuda de unos aparatos diseñados específicamente para la disciplina de Pilates. En todos y cada uno de los movimientos controlados se intenta lograr una gran precisión para que, de este modo, se puedan evitar movimientos bruscos, fuertes o fuera de control que podrían ser dañinos para nuestro organismo.